Usos de un WC portátil

noticias 0 Comments

usos wc portatil

Por lo general, seguro que has visto (y utilizado) un WC portátil, por lo menos, una vez en la vida. Y decimos poco, puesto que seguro que has estado en innumerables eventos al aire libre que contaban con este tipo de urinario.

Lo cierto es que se realizan un sinfín de actividades en las que podemos encontrarlos. Teniendo en cuenta todas las ventajas que presentan para las empresas o grupos que se encargan de organizar, no es de extrañar. Para empezar, abarata los costes que supondría instalar un lavabo al completo y de obra. Además, permite alquilar o comprar estos módulos de WC para colocarlos en distintas ubicaciones de la ciudad según los eventos que se realicen.

Además, existen diferentes modelos. Algunos de ellos sólo tienen la taza del váter y nada más. Sin embargo, hay otros más sofisticados que, obviamente, también requieren más espacio, puesto que cuentan con un lavamanos y secador de manos, además de soporte para el papel higiénico.

Por otro lado, sus usos pueden ser muy diversos. Algunos de los más habituales son los que te enumeramos a continuación:

Festivales al aire libre

Conciertos, una fiesta mayor o cualquier otra celebración. Colocar uno o varios de estos en la plaza más cercana o en zonas que permitan a los asistentes ir al lavabo sin moverse demasiado no sólo será cómodo para ellos, sino, también, para bares y restaurantes cercanos que esos días se hartan de ver entrar a personas que, sin consumir, quieren utilizar su baño.

Además, esto contribuye a que los presentes pasen más tiempo en la celebración, lo que puede ayudar a que consuman más y, por lo tanto, a la economía de la zona en cuestión.

Casetas de obra

Asimismo, también funcionan como solución temporal para satisfacer la necesidad de espacio. Algunas empresas que cuentan con un WC portátil y apenas es utilizado, optan por usarlo como almacén de forma temporal y para solucionar urgencias.

Oficinas móviles

Si trabajamos en una oficina móvil, sin WC propio, uno portátil puede, entre comillas, salvarnos la vida. Y, dado que se pueden colocar donde queramos, al lado de la oficina será la ubicación perfecta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *